miércoles, 1 de abril de 2015

DESNUDARSE NO ERA UN ARTE... (1)


Ilustración de El libro de la marquesa.
Konstantin Somov (1908).

...era un ingeniería, pero de Caminos, Canales y Puertos. Hablo del siglo XVIII, naturalmente. Hace poco desentrañé en un par de artículos el idioma secreto de los abanicos y el lenguaje esotérico de los lunares postizos de aquella época, imprescindibles en el galanteo. Pues ahora imagina que te han invitado a una soirée (un sarao, vaya) en un palacio dieciochesco y que, gracias a tales argucias, has caído y has hecho caer en las redes venéreas (de Venus, no te alarmes). Después de una ristra bien escogida de abaneos galantes y de una selección de hipnóticos pestañeos, os veo correr -a ti y a tu flamante pareja- en pos de una alcoba vacía.


"Escupir en Francia"

Puerta cerrada, pestillo echado y, ¡hala!, a la faena. Y menuda faena, por cierto. Porque si fueras el galán, habrías salido de casa con un habit à la française, un terno compuesto de casaca (justacorp), chupa (veste) y calzón (culotte). Eso indicaría tu gusto por ir a la última, o que una vez "escupiste en Francia", que es como se daba a entender en la época que habías viajado a París.

Terno a la francesa.
Lo primero que volaría sería la casaca, que tiene origen castrense y etimología oriental: viene del pahlavi kazagand, una prenda de caza y lucha en la antigua Persia. Después te faltarían dedos para quitarte la chupa, con más botones que el ascensor del Empire State. No es la misma chupa de cuero que Letizia de Borbón saca de los Reales Vestidores para ir a un concierto de Vetusta Morla; ni la que se echa encima el Jobo, un camello de mi barrio que es fan de Los Suaves.

Esta chupa es muy antigua, ya se la metían por la cabeza los musulmanes y se llamaba gubbah. Con el tiempo, la adoptaron los maestros cristianos, generalmente clérigos (dómines), y quedó como un guardapolvo que acababa lleno de lamparones. ¿Conoces la expresión ¡Chúpame dómine!? Pues olvídala; lo correcto es como chupa de dómine, que indica que te han puesto como una ídem: a caldo, a caer de un burro. 
La chupa terminó siendo un chaleco militar, quizá para conservar el blanco de las camisas sin tener que lavarlas en campaña.

Chupa para conciertos del XVIII.
Del terno a la francesa ya solo te quedarían los calzones, abotonados en la cintura y sujetos con jarreteras con hebillas (o con más botones) por debajo de las corvas. En caso de extrema urgencia, acabarías antes desabrochando la portañuela, que servía, como la portañola en los navíos de línea, para asomar el cañón. ¡Hum!, oigo un eco en la lejanía cibernética: "¡Fantasma, fantasma!".

¿Entiendes ahora por qué las turbas revolucionarias francesas se llamaron sans-culotte (sin calzón)? Porque mostraban con orgullo que ellos no vestían los mismos calzones que los aristócratas que arrastraban a la guillotina, sino pantalones rayados de paño basto.


Quedan cabos por desatar

Llegados a este punto de calentón, quitarte la camisa interior sería opcional. Sobre los calzoncillos -de holanda sin son finos y de Coruña, tal cual, si son bastos-, no hay duda: ¡fuera! Si te sobrasen los maravedíes, llevarías una camisola sobre la camisa.

Guirindola con volantes.
Yo me la quitaría, porque la chorrera de volantes (o guirindola) que te adorna el cuello se os podría meter en la boca a cualquiera de los dos; y ya no te hablo del enredo de las puñetas y del pañizuelo que escondes en la manga, manchado de estornudos de tabaco en polvo. Nada, que la camisola también se va.


"Bueno, ya no nos queda ", estarás pensando. ¡Ay, alma de cántaro! Aún nos quedan los cabos, es decir, el resto del atuendo: corbata, medias, zapatos, peluca y sombrero. Si usaras corbata, o serías vintage o estarías absolutamente out, pues tal prenda se llevó mucho, pero a principios de siglo, cuando Europa era rococó. El nombre viene del francés cravate, "propio de Croacia". Y todo porque los mercenarios croatas de las guerras europeas del XVII llevaban un largo pañuelo al cuello que se puso de moda en París, que era donde todo se ponía de moda. Las medias ya las tendrías por los tobillos y los zapatos no te los quitarías porque se cierran con hebillas y son de plata. Dicen que en La Gaceta de Madrid aparecían anuncios a diario prometiendo gratificaciones por hebillas perdidas.


Croatas con corbata.
Si fueras tan fan de las pelucas rococó como de las corbatas, la tuya sería larga y rizada, caída sobre la espalda. Pero, más avanzado el siglo, los postizos capilares se fueron recogiendo en bucles sobre las orejas y en una trenza o coleta en la nuca. De ese modo, a las casacas se les pudo añadir un cuello, porque hasta entonces lo llevaban a la caja. En todo caso, las pelucas siempre ocultaban una redecilla nada aparente. Y oye, es que era quitártela y empezar a rascarte como un macaco de Gibraltar, que ya eran macacos ingleses. El picor se debía, más que nada, a que volvían el riego y la ventilación al cuero cabelludo. No, no vayas a creer que los piojos tenían algo que ver, descuida: esos iban en la peluca, junto con el polvo de arroz para blanquearla y el Agua Admirable de Colonia para que no apestase.

Por el sombrero no hay que preocuparse, pues se lo entregaste al mayordomo, o a algún criado, en la puerta. Aunque, tal y como está el servicio, no te extrañe que lo hayan extraviado entre la ingente cantidad de tricornios de los invitados. Aún falta más de un siglo para que un compositor español, Manuel de Falla, le dedique un ballet a esa prenda: El sombrero de tres picos, el mismo que ha sido bautizado como candilón, por parecerse a un candil de aceite.

Caricatura de un petimetre.
Si tú, ¡oh, tú!, galán de mis entretelas, Petronio ilustrado, fueses, a mayores, uno de esos jovenzuelos enamorados de la moda juvenil -un petimetre-, tendrías buen cuidado de que, al desembarazarte de la chupa, no sufrieran daño los dos relojes de cadena que has de llevar en las faltriqueras; la tabaquera de plata y marfil; el mondadientes de algún metal noble; y los innumerables dijes que te colgarán de calabrotes dorados, amén de esclavas y solitarios.

¡Vaya!, se nos acaba el espacio y la dama aún está vestida. Pues nada, semental, tendrás que contenerte hasta la semana que viene, si es que puedes. ¡Eh!, ¿Qué haces con el espadín de gala! ¿Qué te crees, que soy una aceituna? ¡Anda, déjalo, no te vayas a pinchar, botarate!






¿TE HA GUSTADO ESTA ENTRADA? Eso me haría feliz; si es así, puedes votar por ella en el logo de HISPABLOGGERS, justo sobre mi foto. Muchas gracias por tu colaboración y por tus comentarios, claro.

¿QUIERES CONOCER MI NOVELA CON AROMA DE CAFÉ?

¿TE ATREVES CON UNA SÁTIRA DE LA TELEVISIÓN?

12 comentarios:

  1. +Juan José Picos Freire
    Vaya, sabia de la historia del vestido, pero vista así tal como tu nos lo presentas es singular, diferente.
    Y espero con impaciencia a ver como se desnuda una dama..
    Saludos afectuosos
    Suni

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me quedado bizco en cuanto me he puesto a investigar un poco. Y te avanzo que no me extraña que estés impaciente... Hay detalles del vestido femenino que son casi terroríficos.
      Saludos para ti también. ¡Y gracias!

      Eliminar
  2. Muy bueno. Como para andarse con prisas...

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado el recorrido cultural y sociológico del vestido en el XVIII. Los ilustrados debían tener mucha devoción por el desnudo, pues a pesar de la laboriosidad no perdieron "prenda" en la singularidad de desnudarse en cuerpo y alma. Está claro que las almas sensuales tampoco escatiman en vestuario. Muy interesante, descrito con todo detalle y con un toque de humor y desenfado. Fantástico.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que tener en cuenta que en literatura e ilustración fue un siglo tan erótico ¡y pornográfico! como el nuestro. De eso ya hablaré otro día. Muchas gracias por tu comentado, Marisa.

      Eliminar
  4. Vamos, que un aquí te pillo aquí te mato, un affair de madrugada en un after, o un rápido paso por el asiendo trasero de un coche, se complica un poco.
    Esperamos con ansiedad la segunda parte con el pensamiento compungido por el miedo que da pensar en lo nos espera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que compungidos, contenidos. Lo de estos sí que era sexo tántrico, como el Sting. Muchas gracias, bardo beodo.

      Eliminar
  5. Aparte de aprender mucho sobre indumentaria dieciochesca, me he reído un montón, jaja, y eso que sólo nos has desentrañado los misterios del atuendo del galán, que cuando leamos los de la damisela, no sé si tendrás que ampliar la entrada, jaja. Y bueno, que si podían emplear su media hora larga o más para quitarse los trapos, ya me imagino lo que sería ponérselos, y además entre tanto afeite y polvo de arroz, sería cosa de empezar a arreglarse a las 3 de la tarde para asistir a una soirée de medianoche, jejeje.
    Besos y feliz finde, encantada de haber dado con tu blog.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Argonauta, un placer que hayas recalado en estas costas. Ya se lo decía Napoleón a su ayuda de cámara: "Vísteme despacio, que tengo prisa". Besos para ti también.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado y me he sentido hasta nerviosa pensando en una "prisa". Genial +José Juan Picos Freire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ja, ja, ja! No me extraña, Mercedes. Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar