martes, 28 de octubre de 2014


SUBIDÓN PLANETARIO




De un desierto me da más miedo la soledad -y supongo que la desesperación- que la falta de agua y el peligro de insolarse. Hace ya unas cuantas entradas decía que esta aventura literaria en la que me he metido se parece a una travesía del desierto. Nunca he cruzado más pedregales que los de Almería y Los Monegros, aparte de la exasperante llanura palentina en el Camino de Santiago, así que aquella afirmación era más tópica que otra cosa. Tampoco me sirve el recurso al tedioso viaje solitario; en el secarral de los escritores noveles es más fácil encontrarse con otro principiante que con Miguel Ángel Rodríguez en una tertulia, que ya es decir.

¿Y entonces? Pues, entonces, lo verdaderamente peligroso de este vagar del literato bisoño son los espejismos. A veces -porque le publican un libro en su pueblo o porque sube un ebook a internet-, el aspirante piensa que, por lo menos, ha llegado a un oasis. Pero no; como mucho, es un pozo, y muy transitado. Ahí quería llegar yo: confundir un pozo con un oasis es una ilusión engañosa. Ayer (27 de octubre) sufrí uno de esos espejismos. Por cierto, también los hay en el mar, tan extenso, desesperante y poco potable como un desierto. Lo digo porque voy a cambiar de ambiente para explicarlo mejor.

Tirar un tuit al océano de Twitter es, propiamente, como tirar una piedra al mar. Nunca sabes lo que puede pasar: que Neptuno te devuelva la pedrada; que le rompas la frente a una jibia y tengas para un arrocito muy bueno; o que una sirena piense que le estás tirando los tejos y resulte que Andersen y Disney tenían razón. ¡Tantas cosas pueden pasar por tirar un tuit al Tuiterráneo! A mi, ayer lunes, me pasó que arrojé un trino felicitándome por haber entrado en el Top 100 gratuito de Amazon con "El viento de mis velas" y, al final del día, recogí un retrino de la finalista del Planeta. Sí, sí... Y yo a Pilar Eyre no la conozco de nada.



El retuit de Pilar Eyre a "El viento de mis velas"


Seguro que habrá quien piense que no es para tanto, que ya sabemos cómo funciona lo de los premios de postín y que todos conocemos el currículum de la Eyre (como si a estas alturas estuviéramos para tirar la primera piedra). Pues ya que hablamos del mar, me la trae al pairo; yo no soporto a Murakami y no le doy la lata a nadie con eso. Estuvo muy bien, pero que muy bien, que me retuiteara una finalista del Planeta que tiene 23 toneladas y 7 quintales de seguidores. Pero eso me hizo creer que estaba llegando al borde del desierto: los escritores consagrados no se adentran en él o ya hace mucho que salieron. Un espejismo, eso no era más que un espejismo. Así que hoy, recuperado de la ilusión, sé que debo cubrirme la cabeza del sol, los ojos del viento y el corazón de toda especie de desaliento y autoengaño. Y seguir caminando, pero, mejor que solo, en caravana.

Lo que sí me extrañó del espejismo del retuit de Pilar Eyre es que si su color favorito "es verte", ¿por qué su perfil de Twitter es "atul"?... ¿O se me estará yendo la olla por el calor?



NOTA: en el ángulo superior derecho de cada entrada, justo sobre mi foto, aparecerá desde ahora un botón azul con el logo de Hispabloggers. Si esta entrada es de tu agrado y lo pulsas, recibiré un voto para el ránking del administrador de blogs. Muchas gracias por tu colaboración.


SI QUIERES SABER MÁS SOBRE MI NOVELA:
Y SI QUIERES TENER OTRA PERSPECTIVA DE LA TELEVISIÓN:

lunes, 27 de octubre de 2014

EL VALOR DE LO GRATIS



Top 100 Gratis de Amazon (27/10/2014)


Le quitamos valor a lo que se nos ofrece gratis; por lo general, digo. ¿Pero incluso en estos tiempos?, os preguntaréis. Puede que sí, porque lo gratis nos recuerda que una vez pudimos tirar el dinero como si fuera confetti. Se diría que lo gratuito nos recuerda que somos más pobres...

Pero yo creo que cuando hoy le quitamos valor a lo que nos regalan es porque no fuimos a clase el día que la Vida enseñaba a agradecer y a medir por el valor y no por el coste. En todo caso, os puedo decir que una novela se lleva mucho tiempo -o sea, también dinero- en documentación, reflexión, escritura, corrección, bajones, subidones, inspiración, sudor, alguna lágrima, algunos whiskies... Por eso os podéis quedar tranquilos; cuando este fin de semana (24/26-10-2014) he ofrecido gratis "El viento de mis velas" en Amazon, había mucha inversión detrás. Había coste y, creo, valor.

El mayor valor, para mi, ha sido el apoyo que he recibido de muchos de vosotros, tanto que este blog ha subido de apenas dos mil visitas a las que ahora veis, ¡y en solo tres días! Además, la novela se ha situado entre los veinte primeros puestos del Top 100 Gratuito de la plataforma digital: el número 12. Así que, para mi, lo gratis ha tenido mucho, pero que mucho, valor. En consecuencia, muchas, pero que muchas, gracias. Espero vuestras opiniones, aunque sean positivas...


NOTA: en el ángulo superior derecho de cada entrada, justo sobre mi foto, aparecerá desde ahora un botón azul con el logo de Hispabloggers. Si esta entrada es de tu agrado y lo pulsas, recibiré un voto para el ránking del administrador de blogs. Muchas gracias por tu colaboración.


SI QUIERES SABER MÁS SOBRE MI NOVELA:
Y SI QUIERES TENER OTRA PERSPECTIVA DE LA TELEVISIÓN:

sábado, 25 de octubre de 2014

ME HE PUESTO SERIO



Estaba tardando, la verdad. Hasta hace casi dos meses, yo era ese tipo de escritor digital que el autor Mario Escobar dibuja en su blog Best Seller Español: "los 'por si las moscas'. Lanzan un libro o varios, con la esperanza de que comiencen a vender en Amazon". Tiene más razón que un santo. Eso hice yo con mi novela El viento de mis velas, empujarla del nido y, ¡hala!, búscate el alpiste. O para ajustarme más al título, echarla a navegar sin más timón que el de las corrientes. La otra obra, la sátira Sálvame: la telebasura como autoayuda, está en manos de SB e&books, aunque yo ande al quite, claro.

Según la clasificación de Escobar, que tiene varias novelas en lugares de honor en Amazon (aquí y más allá), es posible que ahora me haya empezado a convertir en un indie: "Estos últimos son escritores profesionales e independientes que aman contar historias, pero que quieren vender sus libros y hacen todo lo posible para darlos a conocer en las redes sociales".
http://nuevobestsellerespanol.blogspot.com.es/

Hace casi sesenta días retomé este blog, abandonado desde hacía muchos meses. Lo creé para apoyar la novela y, al poco, lo abandoné. Es verdad que me dediqué a seguir escribiendo, pero no es excusa. Como decían mis compañeros de trabajo en Venezuela (la verdad es que lo decían más mis compañeras): "¡Mire, mijito, si no va a planchar, no arrugue!". Se entiende, ¿verdad? En esto de la literatura digital (y en la otra) hay que arrugar, ensuciar, lavar, planchar y, si hace falta, remendar. Todos los días. T-o-d-o-s. Sin excusa. Ya dije en otro lado que uno es escritor y, además, agente literario, de prensa, de ventas, distribuidor y best boy de su obra. Se llama responsabilidad. Y sin perder el tiempo en victimismos: fundamental.

¿Y qué he conseguido en estas ocho semanas? Para empezar, ponerme serio. Y después, alcanzar objetivos que me parecían muy lejanos; por ejemplo, que el propio Escobar me retuitee cuando promociono mi novela. Y con él otro puñado de escritores (Juan Sevillano, Ramón Somoza, Carlos Garrick, José F. Sastre, Francisco Pelufo, Paloma Caraballo...) a los que no conozco más que de píxeles y por sus libros, y de retuitearlos yo y de marcarlos como favoritos. Es decir, participo en una cadena de favores. Gracias a este trabajo promocional, me he ganado mi primera reseña: la de este blog en otro, El Escritorio del Búho (¡Gracias de nuevo!)
http://elescritoriodelbuho.blogspot.com.es/2014/10/jose-juan-picos-freire.html

Con ese aliciente, conocí un blog de blogs -Hispabloggers- en el que he conseguido una posición puntera en su ránking y un comentario de esos que entusiasman. Un blogger -Articulado- me dice esto: "Madre mía, tu blog engancha. Me ha costado salir de él. Espero nuevas entradas" http://articuloarticulado.blogspot.com.es/.

También le he perdido el miedo al medio. Como soltó un tuitero al que sigo -@lasgafasdepasta-, esto es como ponerse a jugar al fútbol en el patio de recreo, pero con los mayores. Ni más ni menos; y hay que hacerse mayor a base de participar. Así me permito ahora explorar formas de promoción que tienen que ver con mi experiencia profesional y con la mala leche que llevo de serie (para qué nos vamos a engañar). Me acabo de inventar, como el niño que tiene un amigo imaginario, un nuevo agente literario, un tipo con soluciones, como se puede ver en la foto. Y de ahí saldrán más bobadas que tendrán que ver con lo aprendido en la televisión. La verdad es que se mueve más con una sonrisa que con una pedantería o con un ladrido.

El actor Liev Schreiber, protagonista de la serie Ray Donovan

Lo último ha sido poner en promoción gratuita El viento de mis velas en Amazon durante este fin de semana (24-26 de octubre; en realidad, hasta las nueve de la mañana del lunes 27). Antes de tomar esta decisión, se me hacía tan cuesta arriba como subir el Everest. Ahora no llega ni a policía acostao. En fin, que después de dos meses he aprendido mucho, he doblado las visitas a este blog (que es el tuyo) y ahora soy capaz de decirte que si quieres seguir este camino, puedes llevarte el mio en tu cuaderno de ruta. De eso se trata, como dicen en las redes que dijo Napoleón (unos días juran que la cita es de él, pero a veces es de Einstein y otras de Cañita Brava): "Ayudando, te ayudas".

P.D. ¡Ah, por cierto!, un saludo a Casaseca, una muestra del tipo de seguidor que todo escritor sueña. Gracias por tus comentarios.




NOTA: en el ángulo superior derecho de cada entrada, justo sobre mi foto, aparecerá desde ahora un botón azul con el logo de Hispabloggers. Si esta entrada es de tu agrado y lo pulsas, recibiré un voto para el ránking del administrador de blogs. Muchas gracias por tu colaboración.


SI QUIERES SABER MÁS SOBRE MI NOVELA:
Y SI QUIERES TENER OTRA PERSPECTIVA DE LA TELEVISIÓN:



lunes, 20 de octubre de 2014

SUENAN CENCERROS EN PALACIO (1)

«La princesa está en el chasis, ¿qué tendrá la princesa?», se preguntan de tanto en tanto nuestros periodistas cortesanos. Ya sé que ahora es reina, pero quién soy yo para llevarle la contraria a Rubén Darío. No deja de maravillarme que una monarquía que se ufana de no tener corte disponga de semejante tropa de lisonjeros con licenciatura en Periodismo, una auténtica guardia de corps de la buena fama de sus reyes… ¡En fin, a lo que iba!

Dicen que a Letizia Ortiz le echaron encima el armiño real por la urgente necesidad de los Borbones de no acabar como los Austrias, endogámicos perdidos. ¿Que cómo acabaron los Austrias? De no haberse apareado entre ellos como si no quedase más gente en el mundo, el linaje de Felipe el Hermoso no habría degenerado hasta desaparecer con el pobre Carlos II, el Hechizado, un rey idiota (consultar DRAE) cuya cáscara sin semilla provocó la Guerra de Sucesión. La sangre villana pero entera, sin desnatar ni desleír, de la otra Princesa del Pueblo debía -y parece que así va siendo- traer vástagos sanos, rubios y con buen código genético a los Bourbon de toda la vida. 

Letizia Ortiz, reina consorte de España
Lo que alarma a los tribuletes áulicos es que, por haberse echado a la espalda semejante carga histórica, la señora de Borbón se nos esté consumiendo y dé mal en cámara por el mundo adelante; como si la Marca España no estuviese ya bastante enclenque. Por eso, cuando las lenguas de doble filo aseguran que la reina de España padece anorexia, saltan los apologistas diciendo que lo que pasa es que "se machaca [sic] en el gimnasio de la Zarzuela". ¡Aaaaaah, bueno! Entonces me quedo más tranquilo, Letizia de Borbón padece vigorexia, que es otro trastorno, pero más trendy. A mí, la verdad, no me extraña; si por irte en el puente de la Constitución a La Manga, por poner un ejemplo, y pasarte cuatro días fuera de casa no tocas el baño o no sales de él, ¿cómo no se te va a descomponer el cuerpo por saltar a las bravas de un adosado en Rivas Vaciamadrid a la Zarzuela? ¡Normal!

Esa sospecha recurrente de un desorden de conducta regio me ha hecho caer en la mala salud mental de los reyes de España durante los años de Yago Valtrueno, el lucido pícaro que protagoniza de "El viento de mis velas". Yago nació cuando reinaba el tibio Fernando VI y escribe sus memorias cuando está a punto de empezar uno de los períodos más abominables de la Historia de España, la tiranía de Fernando VII. Pero el campaneo de cencerros en los pasillos de palacio comenzó incluso antes, con la mismísima dinastía.


Felipe V, primer Borbón español
Felipe V, el rey francés que tomó las riendas de España tras vencer a los austracistas, sufrió toda su vida una manifestación delirante de la más baja autoestima. Se conoce hoy como síndrome de Cotard: quienes lo sufren pueden llegar a negar su propia existencia. El primer Borbón español pedía a gritos a sus guardias que lo enterrasen, pues juraba que estaba muerto. El pobre duque de Anjou había sido maltratado por su abuelo, Luis XIV, el Rey Sol, para aniquilar en él cualquier veleidad de reinar, pues no era más que un segundón. El resultado fue una ensalada de desvaríos: síndrome maníaco-depresivo, hipocondría, timidez invalidante, inseguridad morbosa, manía sexual, religiosidad extrema y delirios.

Su segunda mujer, Isabel de Farnesio, astuta como una raposa, empleó esa obsesión sexual que caracteriza a unos cuantos miembros de la dinastía borbónica para moldearlo a su antojo. Llegaba a negarle que "hiciera uso de ella" para empujarlo a dolorosas cuaresmas de las que el regio semental salía dispuesto a jurar que el caballo blanco de Santiago era una vaca rubia. En los peores momentos de sus delirios, Felipe V vivía de noche y dormía de día, arrastrando a la corte y al Imperio a tan trasnochada administración. Por esa época se le caían los calzones a jirones, por no mudárselos, y le crecían tanto las uñas de los pies que no podía andar.

Aparte del sexo, sólo la música lo aliviaba. Mandó contratar al castrado Farinelli para que cantase solo para él, siempre de noche. La estancia del castrato en Madrid, prevista para unos meses, se prolongó por más de dos décadas.

Hoy, como entonces, la música es un alivio para las almas atribuladas. También a horas nocturnas, la reina Letizia suele acudir a conciertos de grupos indies, actividad ociosa muy jaleada por los dicharacheros cronistas cortesanos. Los mismos que niegan la anorexia y proclaman la vigorexia de la consorte real. Bueno, nada nuevo: a Felipe V le colocaron el epíteto de El Animoso. Ya hemos visto cuánto…

(CONTINUARÁ)



NOTA: en el ángulo superior derecho de cada entrada, justo sobre mi foto, aparecerá desde ahora un botón azul con el logo de Hispabloggers. Si esta entrada es de tu agrado y lo pulsas, recibiré un voto para el ránking del administrador de blogs. Muchas gracias por tu colaboración.


SI QUIERES SABER MÁS SOBRE MI NOVELA:
Y SI QUIERES TENER OTRA PERSPECTIVA DE LA TELEVISIÓN:

domingo, 12 de octubre de 2014

UNA MAGNÍFICA MUESTRA DE

GENEROSIDAD




En una entrada anterior de este blog decía que una de las cosas que he aprendido en este trabajo (en serio que lo es) de promocionar mis ebooks en la red es que hay mucha generosidad:

"No, mejor así: GENEROSIDAD. Hay un montón de gente que, a través de blogs, webs, grupos y foros, te enseña a publicar tu ebook, a subirlo a la plataforma, a promocionarlo en la red y, si te descuidas, a encuadernarlo en genuino cordobán. Insisto: un alarde de generosidad."
Pues hoy te traigo una muestra de tal desprendimiento. Es la reseña que EL ESCRITORIO DEL BÚHO ha hecho de este blog. Es la primera vez que recibo una, así que os podéis imaginar la emoción. Os doy mi palabra de que ese búho y yo jamás hemos pasado la noche en la misma rama ni hemos cazado juntos ratones de campo, así que su opinión no sólo es generosa, sino también imparcial. Aquí la tenéis, junto con el enlace a su blog. ¡Gracias, Búho!...




<<Muchas veces topo con las cosas al andar en la búsqueda incesante del día a día, pero hay algunas ocasiones en que alguna fuerza cósmica, energía extraña o un destino ya establecido se conjugan... ¡Vale! Porque tuve un chispazo de buena suerte un buen día.(No pueden culparme por querer adornar un poco el post). Y encuentro algo que me llama la atención.

Este es el caso del blog de José Juan Picos Freire, el cual encontré lleno de un sentido del humor ácido, negro en ocasiones, de una ironía exquisita, la cual hace muy ágil y divertido lo que escribe.

Post tras post, me encontré riendo y disfrutando su manera de escribir; desde una crítica mordaz a una "figura pública" hasta contar alguna aventura de Yago Valtrueno, personaje central de su novela "El viento de mis velas" y, de la misma manera, pasar a algún comentario de su nueva obra "Salvame: La telebasura como ayuda", que él mismo describe como sátira televisiva.

Creo que un escritor que tiene la capacidad de usar la ironía y el sentido del humor en sus escritos, vale mucho la pena conocerlo; así que por mi parte pongo en mi lista de lecturas estos dos títulos de José Juan Picos Freire, quedando pendiente investigar acerca de otros títulos que tiene publicados, que quizá valga la pena "desempolvar"

Si quieren pasar un rato disfrutando de una buena dosis de ironía y un exquisito sentido del humor, visiten el blog de este escritor, seguramente lo disfrutarán.>>
 Quedo en deuda...

http://elescritoriodelbuho.blogspot.mx/2014/10/jose-juan-picos-freire.html



NOTA: en el ángulo superior derecho de cada entrada, justo sobre mi foto, aparecerá desde ahora un botón azul con el logo de Hispabloggers. Si esta entrada es de tu agrado y lo pulsas, recibiré un voto para el ránking del administrador de blogs. Muchas gracias por tu colaboración.


SI QUIERES SABER MÁS SOBRE MI NOVELA:
Y SI QUIERES TENER OTRA PERSPECTIVA DE LA TELEVISIÓN:

martes, 7 de octubre de 2014


ESCRIBO Y NO ODIO A LA ESTEBAN,

¿ES GRAVE, DOCTOR? (y 2)


Promoción de mi libro "Sálvame: la telebasura como autoayuda" en SB e&books


    Decía en la anterior entrada de este blog que uno de los tópicos de los autores incomprendidos (y de muchos otros, la verdad) es el desprecio por Belén Esteban: "¿Cómo es posible que no me publiquen a mí y que esa tenga un libro? ¿Cómo es posible que yo no venda ni una escoba y que a esa se los quiten de las manos?". Y también decía que no comparto esa opinión: la de San Blas no me ha quitado a mí ninguna oportunidad. Creo -y esto no me hará ganar amigos- que hay autores que publican sin ser best sellers porque los libros de la Esteban, de Jorge Javier Vázquez o de Maxim Huerta forman parte del catálogo de su editorial y así pueden ir tirando. El Real Madrid y el Barça están plagados de grandes jugadores, pero las camisetas las venden Cristiano y Leonel.
   Uno de mis autores favoritos es Robert Louis Stevenson. Así habla de Shakespeare, ni más ni menos, en su ensayo "En defensa de los ociosos":

Supongamos que Shakespeare hubiese sido golpeado en la cabeza [de niño]; el mundo habría continuado, mejor o peor, su curso, el cántaro habría seguido yendo a la fuente, la hoz al grano y el estudiante a sus libros; y nadie habría notado la pérdida.

   Si eso escribió sobre el autor de Hamlet: ¿qué no diría de un laborioso, pero desconocido e indignado, aspirante? Lo que digo es que el victimismo es una droga muy potente y adictiva. Y eso abunda entre quienes, por hacer frente al folio en blanco, creemos que los planetas deben dejar de rotar y trasladarse y las editoriales y agencias han de sacar sus puertas de quicio para que entremos triunfales. Esa droga, una forma de soberbia, nos empujará, como las demás, a perder el sentido de la realidad.

    En estos últimos cuatro años he publicado cuatro obras, por este orden: una novela histórica que duerme y coge polvo en una mesa de Planeta; otra picaresca publicada por un mecenas gallego y luego autoeditada en Amazon, a la que se une un callejero histórico que la completa (en imprenta); y, de últimas, un ensayo sobre Jorge Javier Vázquez, en SB e&books, la editora digital de Sandra Bruna, la prestigiosa agente literaria, ¿Qué he aprendido? Que cuanto más conviertas tus originales en productos -literarios, sí, pero productos-, más cerca estarás de que te hagan caso. ¿Quiero decir que no debes escribir aquello que te salga de las entrañas? No, pero depende: si quieres salir del hormiguero, tú verás. Los ideales románticos, en las relaciones y en las vocaciones, ha hecho tanto daño a las relaciones maduras y a la autorrealización como el tocino a las arterias (aunque diga lo contrario un estudio de la Universidad de Wichita patrocinado por salchichas Mayer).

    Esteban, Vázquez o Huerta se han convertido a sí mismos en productos y, lógicamente, venden. No se trata de que hagas lo mismo, sino de que si te nace escribir una novela zombie-erótica, no se la mandes a los señores de Cátedra. Defínete y ubícate bien para empezar. Sé no solo escritor, sino también editor, distribuidor, jefe de prensa, relaciones públicas, comercial y todo lo que sigue. Ya sé que es lo mismo que dice Risto Meijide, pero no lo inventó él y, en todo caso, tiene razón.

    Y no olvides que los lloriqueos son como el spam: fastidian una barbaridad.



NOTA: en el ángulo superior derecho de cada entrada, justo sobre mi foto, aparecerá desde ahora un botón azul con el logo de Hispabloggers. Si esta entrada es de tu agrado y lo pulsas, recibiré un voto para el ránking del administrador de blogs. Muchas gracias por tu colaboración.


SI QUIERES SABER MÁS SOBRE MI NOVELA:
Y SI QUIERES TENER OTRA PERSPECTIVA DE LA TELEVISIÓN: